Almudévar AT Grupo 2.1

LA PEOR CARA DEL FÚTBOL

LA PEOR CARA DEL FÚTBOL

Para los jugadores de fútbol en cualquier categoría regional este deporte es su mayor pasión y pocas veces piensan en los riesgos que esta práctica puede acarrearles. Pero el riesgo en forma de lesión siempre está ahí, y eso es precisamente lo que en la séptima jornada sufrió el jugador del Almudévar Pablo Oliver. El delantero, tras marcar los dos goles del encuentro que les enfrentaba en casa ante el Ainsa, fue a disputar un balón a la espalda de la defensa con el guardameta visitante y este no pudo evitar el golpearle en la espinilla. Tras el reconocimiento en la clínica Viamed Santiago se cumplieron los peores presagios: fractura de tibia y fisura de peroné.
Oliver, de 23 años, llevaba jugando al fútbol desde pequeño y desde final de temporada del año pasado lo hacía en el Almudévar, y jamás había sufrido ninguna lesión. “Nunca me había lesionado y no pensaba que pudiera tener ninguna tan grave. Pero estas cosas pasan cuando menos te lo esperan y ahora solo me queda resignarme e intentar poder hacer rehabilitación lo antes posible”.
Una lesión de estas características no solo afectan al ámbito deportivo, se calcula que tardará entre cuatro o cinco meses en recuperarse, sino que le impide ejercer su labor profesional, en el caso de Oliver, el puesto de administración y marketing de Adidas. “Estaré de baja, como mínimo, entre 30 y 40 días, mientras lleve la escayola, luego ya iremos viendo. Ahora hago alguna cosilla desde casa pero poco. Por suerte en mi empresa no me han puesto ninguna pega, todo lo contrario”, recalca.
El delantero, pese a este handicap sufrido, no quiere ni oír hablar de colgar las botas. Todo lo contrario. “Confío en poder llegar bien para jugar los últimos partidos y así terminar con un sabor agridulce esta temporada”.
El tiempo dirá si antes de que concluya esta campaña Oliver podrá volver a vestirse de corto, pero, sin duda, con sus 23 años, a este delantero le quedan muchos goles por marcar en su trayectoria deportiva.