Alto Ara CD Grupo 2.1 Unificación del Alto Cinca

EL ALTO CINCA SE LLEVA UN DERBI PARA LA ÉPICA

Unificación Alto Cinca—1–0–Alto Ara

Unifiación Alto Cinca: De Mur, Puyalto, Modesto Bielsa, Alejandro Bielsa, Montaner (Tolosana, 63), Cabrera (Puértolas, 74), Manuel Bielsa, Buisan, Coronas, López y Morillo.
Alto Ara: Granell, Castiella, Sergio Villacampa, Duaso, Castillo, Marco, Lardiés (Fernando Felices, 46), Sergio Felices (Luis Villacampa, 49), Sampietro, Óscar Villacampa y Mur.
Gol: 1-0, minuto 49: Buisán.
Árbitro: Adrián Ballabriga. Amonestó a los visitantes Luis Villacampa y Marco.

Santandreu.- Partido para la épica el que se celebró el domingo en Santandreu. Tras una noche de lluvia intensa el campo despertaba pesado, encharcado a trozos y resbaladizo en casi toda su superficie. Llegaban los dos equipos sobre las 11 horas mientras la directiva local y algún jugador se afanaban por desalojar la mayor cantidad de agua posible de los grandes charcos.
El cielo gris hacía presagiar más precipitaciones, y durante el calentamiento las amenazas se tornaron realidad. Lluvia, aguanieve, barro, 2 ºC de temperatura… El escenario estaba listo para la batalla entre dos titanes. El juez supremo de la contienda sería Ballabriga Fumanal, que desde el principio dejaría jugar y permitiría el contacto, haciendo más vistoso el partido.
El UDAC desde el inicio salió a por el partido, encerrando a los vecinos en su campo. Antonio se presentó solo ante el meta Granell, pero su disparo lo desvió el arquero con acierto, el rechace lo cogió Buisán, disparó a la escuadra, pero un defensa desvió oportunamente con la cabeza. Las combinaciones se sucedían a pesar del barro, Juan buscaba desmarques, Antonio y Puyalto subían la banda, Paco, Monty y Manu Modesto filtraban buenos pases. A balón parado también se hacía peligo, pero la defensa visitante y su portero vendían muy cara su piel.
El Alto Ara aguantó las embestidas, y buscaba contras con balones a la espalda de la defensa, en uno de ellos, Oscar Villacampa dribló bien a Manu pero su disparo a puerta vacía se marchaba desviado. La parroquia local respiraba aliviada.
El campo comenzaba a embarrarse, las extremidades ateridas, la vista nublada por el barro… Las escenas recordaban a las trincheras de las batallas del Somne o Verdún, pero los guerreros de ambas escuadras no daban ni medio balón por perdido, cada jugada dividida era garantía de liza y porfía. Álvaro, Chan y Tité dominaban la escena por alto, reduciendo las posibilidades de éxito de los de Broto.
Poco antes del descanso, Tité, con un tiro lejano que desvió Granell a córner, y Monty con un disparo que acarició el palo, ponían el “uy” en la grada y mantenían la tensión en el ambiente.
Tras la reanudación, el Alto Ara hacía los dos cambios disponibles, y trataba de arrinconar a los locales, que contraatacaron pronto recuperando el dominio. En una jugada aparentemente alejada del peligro, muy escorada en banda izquierda, el killer Buisán se sacaba de la chistera un chut potente y hacía inútil la estirada del portero, llevando el delirio a la grada. El 1-0 era más que merecido.
Nuestros vecinos del Ara no iban a rendirse, en una contra, Óscar de nuevo intentaba la vaselina, pero Manu, soberbio, desviaba el cuero de la meta local. Disparos lejanos por ambos bandos ponían a prueba a los cancerberos, que resolvían con acierto.
En el minuto 63, Monty era sustituido por Víctor, que le daría frescura a la banda derecha. Las ocasiones no cesaron, cabezazos de Puyalto y Paco, disparos de Buisán y Manu, pero no se volvía a perforar la red. El Alto Ara por su parte también se acercaba al área, sobre todo a balón parado.
En el minuto 74 Antonio, tras varios regates es golpeado y cae al suelo, teniendo que ser sustituido por Pity. De allí hasta el final, balones aéreos del Ara bien resueltos por la línea defensiva y alguna contra local, todo sin efecto en el marcador. El temporal arreciaba, pero ninguno de los 26 contendientes llegó a mostrar ni un ápice de debilidad. Grandioso espectáculo.
El sufrido público ovacionó a los contendientes y los tres puntos refuerzan los ánimos del Alto Cinca, que encara el año con las pilas cargadas.